Galería de las artes, abierta a todas las disciplinas y tendencias

 

 

 

Josep Lluis Benet

 

 

 

 

VOLVER

 

jllbenet@hotmail.com

Nacido en Valencia, en el seno de una familia de artistas (músicos, pintores y escritores), pronto presentó aptitudes para el dibujo y la pintura. Se formó artisticamente en el taller de D. José Amérigo, profesor de la Escuela de Bellas Artes de Valencia donde estudió intensamente la perspectiva y el análisis geométrico de la realidad y su descomposición en cubos, esferas y conos, según la conceptualización de Cézanne de quien el maestro Amérigo era un ferviente seguidor. También en este taller hizo una inmersión en la teoria del color: el maestro obligaba a los alumnos a fabricarse los colores con pigmentos naturales mezclados con los aglutinantes: aceite de linaza, cera, látex, etc. Además, insistia en la utilización del cromatismo puro como vehículo de expresión plástica abundante en la utilitzación de los complementarios como búsqueda de una armonia estética, y tomando siempre como referencia al maestro de la luz, el valenciano Sorolla.

Ya de jóven participó en diversos certamenes de pintura jóven obteniendo premios y menciones con sus paisajes, especialmente de pueblos de Valencia, de los valencianos jardines de los Viveros, bodegones de estudio, etc.

No obstante, los estudios superiores fueron en Pedagogía, por vocación familiar, y en Psicología por interés profesional.

Atraido por los acontecimientos políticos, en el año 1968 viajó a París donde aprovecho el viaje de estudios para conocer directamente a los maestros impresionistas a los que copió intensamente, especialmente a Renoir, Van Gogh y Gauguin, así como a Matisse y a los fauvistas, copias de estudio que realizaba tanto en óleo como en ceras.

Por interés profesional, entre 1969 y 1972 residió en Santo Domingo (República Dominicana), vinculado al Departamento de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional Pedro Henriquez Ureña de la capital dominicana. Durante su estancia en Quisqueya, denominación indígena de la isla dominicana, se impregnó de la luz y el colorido tropicales del Caribe.

Evocando a Gauguin, a quien habia copiado intensamente en Paris, desplegó una línea creativa expresionista y fauvista, incrementando en su pintura un cromatismo vivo y primario.Su producción pictórica de la etapa dominicana se caracteriza por una profundización en el cromatismo tropical. Quedó prendado por los paisajes de Jarabacoa y de San Pedro de Macorís, por los campos de mangos, por los conucos y bohios, los cocoteros de Bocachica, por las miradas expresivas y limpias de los habitantes de las casas de madera del barrio de Matahambre o los barrios poblados sobre las rojas aguas del Ozama, por la alegria y el ritmo vital de los "tainos".

Todavia hoy, algunos quieren encontrar reminiscencias del "merengue" en la gestualidad de su pintura.

Dedicado a la docencia, dió clases de dibujo y de Historia del Arte en diversas escuelas privadas. Posteriormente, trabajando en Psicología Clínica, se interesó por la pintura como terapia rehabilitadora de enfermos mentales, en la Clínica Mental de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

En esta etapa se ejercitó en la lectura de las pinturas de enfermos de esquizofrénia para utilizarla como un camino para penetrar en el psicodiagnóstico de la enfermedad mental y del delirio inconsciente. La lectura de estos cuadros de enfermos, le ayudaron a entender un poco de la enfermedad mental y a tratar de visualizar caminos de rehabilitación y ayuda terapéutica.

Su investigación en el terreno de la neuropsicología exploró en la memória visual de imágenes, siguiendo las investigaciones del profesor Benton. El estudio de la retención visual de imágenes le sirvió como medida del deterioro mental propio de enfermos cerebrales de una u otra etiología. De ahí sus propuestas de rehabilitación a través de la imágen y la expresión plástica.

De su estancia en la Clínica Mental aprendió de los enfermos nuevos caminos de la abstracción, que expuso en su trabajo sobre la formación de conceptos en los psicóticos crónicos.

Afincado en la Ciudad Condal, fue alternando la dedicación a la pintura con el ejercicio de diversas responsabilidades de gestión de servicios sociales.